birthday de los kaulitz

birthday de los kaulitz

sábado, 26 de febrero de 2011

Tokio Hotel: el graffitti de Liza-Marie en Canadá


Retratos, acuarelas, dibujos y otras expresiones artísticas: ¡queda claro que las fans de Tokio Hotel son de lo más creativo!

Hoy queremos mostrarte el graffitti que la candiense Liza-Marie ha realizado con las fechas del grupo en su país. Es una obra tan llena de color y original, que seguro que animará a que Bill, Tom, George y Gustav vuelvan pronto a Canadá.

Si tú también te inspiras en Tokio Hotel para hacer arte, ¡mándanos tus obras!

Tokio Hotel: Bill Kaulitz es tímido con las chicas


¿Sabías que Bill Kaulitz de Tokio Hotel es tímido con las chicas?

Aunque en el escenario sea un personaje extravagante y carismático, parece que el líder del grupo alemán es más bien tímido y reservado en su vida privada, especialmente cuando se trata del otros sexo.

“Por mi trabajo no me encuentro a menudo en situaciones en las que me sienta cohibido pero tengo que reconocer que cuando quedo con una chica me corto mucho, porque entonces no soy una estrella del rock”, declara Bill a Elle Girl Japan, pero en seguida sale a darle una mano su gemelo Tom, que no sufre estos problemas: “Si estás con una chica la besas y ya está, ¡eres demasiado tímido!”.

martes, 22 de febrero de 2011

Tokio Hotel hablan de sus grupos favoritos

Los chicos de Tokio Hotelhablan de sus “competidores” en una entrevista realizada con gekirock.com en Japón.

El grupo alemán, que actualmente se encuentra en Asia promocionando su último disco, no solo habla de su música, sino que también comparte su opinión sobre otros grupos “rivales” en las listas de éxitos.

Bill Kaulitz cita en primer lugar a Aerosmith, una banda de rock legendaria e inimitable, y Tom, aun siendo un gran apasionado del hip-hop y el rap, le da la razón en lo que respeta al grupo liderado por Steven Tyler y añade Guns’n'Roses como fuente de inspiración para su música.

La conversación cambia de rumbo para hablar de la creatividad en el sonido y el estilo de los Tokio Hotel y los dos gemelos comentan que reconocen estas mismas características en grupos como Black Eyed Peas y 30 Seconds To Mars. Y a propósito de este último grupo, con el que a menudo se les compara, Bill y Tom confiesan que aprecian mucho la realización de sus videoclips y el talento vocal de Jared Leto.

¿A ti qué te parecen todos estos grupos?

miércoles, 16 de febrero de 2011

Tokio Hotel: nuevo dueto para Bill Kaulitz


¡Nuevo dueto a la vista para Bill Kaulitz de Tokio Hotel!

Hace unas semanas Cherrytree Records anunció que tenían una sorpresa relacionada con el grupo alemán y finalmente hemos sabido de qué se trata gracias al Twitter oficial de Tokio Hotel: ¡Bill ha grabado una canción con otro artista!

Aún no sabemos quién es la otra mitad de esta colaboración: se dice que podría ser algún compañero suyo de la discográfica o una cantante mujer, sobre todo si tenemos en cuenta el éxito que el líder del grupo alemán tuvo el año pasado con Kerli y su tema Strange.

Seguiremos atentos a lo que hace Bill Kaulitz, ¡tú no te pierdas este blog!

Tokio Hotel: vídeo mensaje a los fans para San Valentín

A pesar de que los chicos de Tokio Hotel están trabajando mucho, encontraron un momento para celebrar San Valentín y dedicar un poco de amor a sus fans. “En Alemania los chicos hacen regalos a las chicas el día de San Valentín pero este año estoy soltero así que no haré nada” cuenta Bill Kaulitz en una entrevista con una emisora de radio de Tokio, donde el grupo está promocionando su álbum. Pero aunque estén solteros, los Tokio Hotel siempre llevan a sus fans en su corazón, a los que han querido dedicar un vídeo mensaje para desearles un feliz día de los enamorados. ¿Con cuál de ellos te habría gustado pasar el día de San Valentín?
video

sábado, 5 de febrero de 2011

Nunca te dejare caer Cap 22


Los días iban pasando. Irene había puesto en marcha todos los Tips, los ayunos…todo lo que encontraba lo hacía. Ya no comía. Llegó a bajar más de 2 kilos en una semana y media.
Se acercaba una fecha importante para Irene.
-¿A dónde me llevas?- preguntó Alice que iba caminando con los ojos tapados en medio de la vieja aldea de Hamburgo, siendo guiada por Irene. – Sabes, me ocasionaras un accidente grave en éste lugar sino me quitas la venda de los ojos, Irene…-
-Alice…-
-¿Qué?....-
-Tú cállate. Confía en mi…-
-¿Cuántas veces no he escuchado eso y no he salido lastimada?-
-Éramos pequeñas en ese entonces….tu solo no sueltes mis manos.-
-No me queda de otra, si lo hago, iré caminando como ciega por en medio de la carretera pensando que estoy a salvo.-
Irene a veces se burlaba de la gran desconfianza que podía llegar a tener Alice en las personas, incluso con ella misma. ¿Cuál es la fecha especial de Irene?....¡Fácil!.....es el cumpleaños de Alice. El número 16.
-Huele a….a….COMIDA?.....- preguntó Alice al olfatear la tradicional comida del lugar.
-TARÁN!!!- Irene le quito la venda de los ojos a su amiga, se encontraban frente al puesto de la comida de Heinrich donde le había preparado a Alice su comida preferida, y para acompañar una buna comida, el viejo Hans con el pequeño Johann a su lado, tocando con el acordeón una balada solo para Alice.
-¡Feliz cumpleaños, Alicia!- grito fuertemente Heinrich, haciendo que todos los turistas lo voltearan a ver.
-Se acordaron…-
-¿Dudabas que no lo hiciéramos?...No somos tan groseros, eh?....-dijo Irene.
-No, no es eso, es que….sabes que no acostumbro celebrar mi cumpleaños, Irene.-
-Lo sé, lo sé…pero….vamos….hoy te tengo una linda sorpresa.-
-Irene, no sé si quiera….-
-No me vas a dar un NO por respuesta porque hice mucho hoy, y para que al final me lo arruines todo, NO. Ahora, vas a aplanar tu gran trasero en ese banquillo, te vas a tragar la comida que Heinrich te preparó y vas a pasar un bueno momento con nosotros, entendido?...-
-Sí, señor…-
-Soy mujer.-
-¿En serio?-
-Muy graciosa, ya siéntate.- Llevo a su amiga hasta donde Heinrich le esperaba con un gran plato de comida. Las típicas salchichas que preparaba y que tanto le fascinaban a Alice. Irene se sentó a su lado, y tuvo que comer una ensalada de frutas con un poco de vegetales. Desde que sacó su escusa de ser vegetariana ya no podía comer tanta carne frente a los demás. La verdad no le importaba ya tanto. Comenzaba a acostumbrarse a no comer carne.
-Mi pequeña Picolina, ¿te encuentras bien?- pregunto Heinrich.
-Sí, ¿Por qué lo preguntas?-
-No sé si es porque me estoy haciendo cada vez más viejo y la vista me falla. Tal vez el olor del gas me está haciendo alucinar….pero, te veo más…¿delgada?-
A Irene se le dibujo una sonrisa.
-Gracias, Heinrich…-
-No, si no lo digo por cumplido, sino que lo digo por preocupación.-
-Descuida, Heinrich….solamente que ya cuido más lo que cómo. Eso es todo. Ya sabes…”vivir más sanamente, para vivir más años”.-
-Pues….yo amo la comida, a cada rato cómo y cómo. Por eso soy el GRAN Heinrich, ésta gran barriga no es por nada, sabes…-
Ambas amigas se dedicaron una sonrisa ante como se llamaba EL GRAN HEINRICH.
Al momento de terminar la comida, Irene debía de llevar a Alice a OTROS lugares. Había aprovechado que Alice no iba a la escuela ni a trabajar ese día, para pasar todo un día con ella.
-Muchas gracias por la comida, GRAN Heinrich. Estuvo deliciosa como siempre.- dijo Alice.
-Antes de que te vayas Alicia….- Heinrich abrió la puertita del pequeño puesto de comida, para salir a darle un abrazo – Sabes que no tengo mucho dinero, pero creo que un abrazo llega a valer más que un auto…-
-Awww Heinrich- se dedicaron un fuerte abrazo.- Gracias por pasar éste día conmigo…Y claro que no importan los regalos, sino que estén conmigo.-
-Sí, lo sé….aunque….- metió su mano al pantalón buscando algo, sacó una pequeña cajita negra- ...a veces, un detallito no viene de más.- La había pillado, sí le compró algo. Alice se apenó ante el detalle.
-Heinrich, no debiste…-
-Ya lo hice. No lo puedo regresar a la joyería…-
-¿Joyería?...-
-Oops,…- accidentalmente casi le dijo a Alice su regalo. Ella lo abrió dudosa. En el interior de la pequeña cajita negra,..Ahí, ahí adentro, brillaba bajo los rayos del sol, aquella gema roja que sobresaltaba de entre las blancas. Una cadena divina de plata, con un dije en forma de Cruz, y justo en el centro de ésta…una gema más grande de color rojo.
-Sé que pasó hace mucho tiempo atrás, Irene….y te quiero dar esto, para que…te bendiga y te cuide.-
-¿Quién te dijo…lo que…pasó?- Heinrich alzó la vista ante su amiga Irene.
-Ya sabes que…llegó a hablar de más.- se apenó Irene ante haberle contado a Heinrich la…historia de Alice. Pero a ella no le molesto, Heinrich era una persona en quien confiar, sabía que no la juzgaría, ni la criticaría, ni llegaría a sentir pena por ella. Por eso no le molestó, y le agradeció con todo corazón, aquel detalle. Con los ojos un poco húmedos, volvió a abrazar a Heinrich.
-Gracias….- dijo por lo bajo.
-Que tengas MUCHOS cumpleaños más, Alicia.-
-….y que los pasé todos a tu lado y al de Irene, Heinrich.-
-Verás que será así.- beso el cabello de Alice y tuvo que dejarla ir junto con Irene. Ambas amigas se despidieron y agradecieron también al viejo Hans y a Johann por la música hermosa.

-Bien… ¿ahora regresamos al Orfanato?- pregunto Alice a Irene.
-¿Qué?... ¿Estás loca?... ¿Crees que desaprovechare toda ésta tarde libre contigo…para pasarla encerradas en el orfanato?....-
-Uhmmmm… ¿sí?-
-Claro que no,…ahora….espero tengas energías de sobra, tenemos muuuuucho que hacer hasta caer la noche.- Jalo a su amiga del codo y se fueron adentrando en las tiendas de la vieja aldea. No traían mucho dinero, y su gran obsesión era la ropa. Era obvio que no podrían comprar prendas nuevas, Pero….¿para qué gastar?...si podían entrar a las tiendas, probarse ropa, tomarse fotos, darse una crítica…y divertirse, y al final, sin gastar nada. Claro, que si veían una ropa que realmente les gustara, podrían apartarla.
Sombreros, vestidos, botas, shorts, blusas, abrigos, sweaters, trajes de baño, lentes, joyas,…. ¿qué no podías encontrar en Alemania, el país de la moda?
Irene cargó su cámara y no dejaba de fotografiar a su amiga, se le veía tan feliz. Aprovechaba ese momento, ya que no era nada común ver a Alice tan feliz el día de su cumpleaños.
Entraban a la tienda de música, tiendas de mascotas, incluso galerías de arte. Habían caminado tanto, que ya se estaban acercando al muelle del río Elba, donde un pequeño barco estaba preparado para llevar a turistas a dar otra vuelta por éste hermoso Río. El sol caía en su bella puesta, dejando ver los colores del fuego, rojo, amarillo y naranja.
-Gracias por…el cumpleaños, Picolina…-susurró Alice.
-Te lo mereces…-
-No,…No lo merecía, nunca merezco nada. Pero,…sí lo necesitaba.-
-Quítate esa idea de que no lo mereces, Alice…tu mereces mucho. Mereces lo mejor. Pasó hace mucho….-
-Pasó hace mucho….pero, el recuerdo sigue aquí, en mi corazón.- llevó una mano a su pecho, justo ene lugar donde sentía su corazón palpitar. Irene dio un suspiro, a veces deseaba que esa armadura triste y seria con la que a veces cargaba, se la quitara. Alice solo llegaba a ser…”ALICE”…cuando estaba Irene, y ella…deseaba que fuera así siempre, sin importar quién estuviera.
-¡ALICE!...- Escucharon a lo lejos unas voces.
-¿Bill, Tom?... ¿qué hacen ellos aquí?...- pregunto Alice a Irene.
-¿Sor…presa?- Irene alzó los hombros en señal de duda, no estaba segura si Alice estaba de acuerdo de pasar su cumpleaños con ellos, así que los invito a escondidas y le daría la respuesta después.
-Feliz cumpleaños.- dijo Bill mientras le dedicaba un abrazo fuerte.
-Gracias Bill….- se separó para recibir a Tom también.
-Ven…deja que Tom te de amor…- y lo único que recibió de parte de Alice fue un golpe en las costillas.-¡Auch!...Bueno, tú te pierdes de tu AMOR.-
-A veces eres tan…tan…-
-¿Sexy?...-
-No…-
-¿Atractivo?,….¿Sensual?,..¿El mejor?....-
-Inmaduro. La palabra perfecta…”Inmaduro”.-
-Sé que te gusto…-
-“Sé que te gusto”….- Alice se burlaba de forma ridícula de Tom.
-No lo niegues…-
-“No lo niegues”…bla, bla, bla…-
-¡Oigan ustedes dos!....El barco está a punto de salir, ¿Quieren venir?-grito Irene desde el muelle.
-¿Barco?...¿Qué barco?...-preguntó Alice.
-Pues el barco que nos llevara a dar una vuelta por el Río.- le dijo Tom en un tono de obviedad
-Ya sé lo que hacen los barcos, Tomsito….solo quiero saber…¿Qué barco?...¿A dónde quieren ir?-
-Tú solo haces preguntas y preguntas…-
-Pues ¿cómo no quieres que desconfié?...si se trata de ti.-
-Es me dolió, ¿sabías?-
-¿Y qué esperabas?-
-Que confiaras en mi…., No soy tan malo como crees.- Alice se le quedo viendo por unos segundos de arriba abajo. Tom le extendió su mano.
-Es tu cumpleaños, créelo o no, quiero que la pases bien. ¿Confías en mi?...- Alice acerco su mano dudosa.- ¿Vienes?- Y Tom le dedico una bella sonrisa que hizo del corazón de Alice un tambor imparable.
-S-Sí, si voy….- Y sin dudarlo, Tom la obligo a correr rumbo al puente donde el barco ya esperaba por partir. Subiendo junto con Bill e Irene, esperaron a que el barco diera el anuncio de su partida, cerrando su puerta y comenzando su viaje por el rio Elba.